EPM ~ Museo del agua

La Verdad

Ya casi nadie lee las invitaciones y mucho menos cuando éstas llegan por coreoelectrónico. Es más, hasta se borran del buzón.

Transformacion

Para invitar a la inauguración del Museo del Agua, un lugar interactivo que exhibe las características e historias de este preciado líquido, debíamos enviar un correo electrónico. Pero para hacerlo llamativo y relevante, le pedimos a las personas que recurrieran al agua para acceder a la invitación. De esta manera, enviamos una imagen al revés. Y para leerlo los invitados debían llenar un vaso de vidrio con agua. Al acercarlo a la imagen podían leer el mensaje y los datos del evento al derecho. De los 5.000 invitados, más del 80% asistió. La invitación se replicó, compartió y publicó a través de las redes sociales. Los medios masivos y especializados la reseñaron por su creatividad y por el impacto que había generado. Pero lo más importante fue que el museo se llenó, no solo el día de la inauguración sino durante toda la semana de su apertura.